2013-01-08

Crónica: Anime en el 50 Festival de Cine de Gijón

Una de las novedades en el pasado 50º Festival Internacional de Cine de Gijón fue el estreno de una nueva sección dedicada al mundo de la animación: Animaficx. Desde el 14 al 24 de noviembre un total de trece películas han pasado por la sección de Animaficx, entre las cuales se encontraban dos cintas animadas de producción japonesa: From up on Poppy hill (コクリコ坂から) de Goro Miyazaki y Children Who Chase Lost Voices (星を追う子ども) de Makoto Shinaki. Dos películas de temáticas diferentes, pero con un estilo semejante. Además, la película de Miyazaki no solo se presentó a la sección de animación sino también a la de Enfants Terribles, donde niños de diferentes colegios asturianos votaron por la que habían considerado como la mejor película.


From Up on Poppy Hill es una película dirigida por Goro Miyaki, hijo del legendario Hayao Miyazaki, quien participa en el proyecto como guionista. La película está producida por Studio Ghibli, responsables de Mi Vecino Totoro o El viaje de Chihiro. La cinta animada se estrenó el pasado 16 de julio de 2011 en las salas de cine niponas, obteniendo una recaudación de 60 millones de dólares. Kokuriko-zaka Kara, título original de este film, tuvo muy buena recepción por parte de la crítica lo que le llevaría más tarde a ser preseleccionada para los Oscar y nominada a los Golden Globe.

La sala estaba llena, incluso siendo la segunda vez que la proyectaban, seguramente a sabiendas de que era una película que llegaba con la vitola de pertenecer a la fábrica de sueños de Studio Ghibli. Como curiosidad, la película comenzó durante unos minutos con una cierta desincronización entre el audio y los subtítulos en español. Sin embargo, pronto fue solucionado y la proyección continuó sin ningún tipo de problema.

La película cuenta la historia de Uma Matsuzaki, una chica de instituto que cuida de sus hermanos en ausencia de su madre. Además, administra un albergue de estilo occidental llamado Coquelicot Manor, en lo alto de una colina y al lado del mar. Todas las mañanas mantiene la rutina de izar banderas, en recuerdo a su padre fallecido durante la guerra de Corea. Sin embargo, su tranquila vida pronto se ve alterada cuando conoce a Shun Kazama, miembro de uno de los clubes pertenecientes al “Quartier Latin”. Estos luchan por evitar el derribo del complejo por parte de la escuela, que quiere construir un edificio nuevo en esos terrenos.

El film de Goro Miyazaki es una historia de amor que, según avanza la historia, se convierte en una película con cierta carga emocional. Sin embargo, la trama no es original y puede llegar a ser predecible. Los puntos fuertes del argumento de la película residen en dos puntos: los personajes y el contexto en el que se desarrolla y transcurre la trama. Los dos protagonistas, Shun Kazama y Uma Matsuzaki, tienen una relación amorosa que va a cambiar sus vidas. En cuanto al contexto, la película se desarrolla en el Japón de los años 60, donde el país se encontraba caminando por el camino hacia la modernidad.

La pareja de protagonistas, conscientes de los días en los que viven, no quieren renegar de sus recuerdos y su pasado. Esto se refleja en el intento de preservación del “Quartier Latin”, uno de los hilos conductores sobre los que se apoya la historia.

En cuanto al apartado artístico, el dibujo de la película recuerda a series de Isao Takahata como Marco o Heidi, cuyas historias guardan relación con el film. Además, tiene unos colores muy vivos y una animación fluida. La banda sonora es otro aspecto donde el film sobresale, con canciones que se mueven entre el jazz e incluso el tango que encajan a la perfección con la película. A destacar el tema con que cierra la película, "Sayonara no Natsu", interpretado por Aoi Teshima.



Menos gente había para ver la cinta animada de Children Who Chase Lost Voices, película dirigida por Makoto Shinkai. El director japonés es reconocido internacionalmente por su trabajo en Cinco Centímetros por Segundo. Hoshi o Ou Kodomo fue estrenada en Japón el 7 de mayo de 2011. Esta, al contrario que la película de Goro Miyazaki, trata una temática fantástica. Una historia basada en un mito presente en gran parte de las culturas, aunque la versión por la que es más conocida es por el clásico mito de Orfeo y Eurídice.


Asuna es una niña solitaria que se pasa la mayor parte del tiempo en su refugio escuchando la radio de su padre con la ayuda de un cristal. Un día se sorprende al escuchar una extraña canción que no consigue escuchar por completo al cortarse la emisión de la misma. Ella quedará prendada con la melodía. La protagonista se verá rescatada del ataque de una bestia de la montaña por un misterioso joven. Él es Shun, que viene del mundo subterráneo de Agartha. Sin embargo, el joven muere y ella emprende una marcha al inframundo donde, según cuentan las leyendas, es posible revivir a las personas.


La película tiene una historia interesante gracias a apoyarse en el conocido mito, aunque el desarrollo de los acontecimientos en el principio de la película resultan demasiado precipitados. Aunque la parte de la historia que sucede en el mundo de Agartha resulta bastante interesante, donde se observa la represión ejercida por los hombres en aquel lugar. Es más, la recreación de este mundo parece recordar bastante a las películas de Miyazaki, sobre todo a lo que se refiere en las criaturas mitológicas.

Sin embargo los personajes no están tan trabajados como la otra película. A veces la protagonista, a mi parecer, resulta demasiado “happy” e inocente a lo largo de la historia llegando algunas veces a parecer ilógicas muchas de sus decisiones. Aunque, por otra parte, el dúo que forma con el profesor Morisaki resulta bastante cómico, al ser personas totalmente antagónicas.


El apartado artístico es quizás el aspecto más cuidado de la película. El dibujo es detallado y colorido, sobre todo, en las escenas de naturaleza y las pertenecientes al mundo subterráneo de Agartha. En este último destacan los diseños de los divinos Quezaltcoatls. Sin embargo, a lo largo de la película, los personajes y objetos proyectan una sombra que estropean unas escenas realmente bellas. La música está hecha mediante orquesta sinfónica y cumple su función de resaltar los momentos trágicos y alegres. Aunque también destaca la canción del ending, "Hello Goodbye & Hello", interpretada por Anri Kumaki.



Aunque ninguna de las dos películas obtuvo algún premio al cierre de esta edición, sí es cierto que tuvieron una buena acogida por parte del público asistente a la cita. Asimismo, que la ganadora del festival fuera About the Pink Sky de Keiichi Kobayasi, hace muy probable que, en posteriores ediciones, veamos más películas japonesas.

2 comentarios:

Isilen dijo...

Que empanes me traigo... algo había oído pero al final estaba en otras cosas y creo que no coincidía con finde o asi.
Pero toda una alegría, que justo en unas de las ediciones mas ajustadas tengan algo nuevo.

Sorpreso dijo...

Espero verlas pronto publicadas en bd. Sobretodo la segunda porque ya tengo la primera :)) se sabe si alguna editorial tiene los derechos?

Publicar un comentario en la entrada