2012-07-03

Reseña: Nura el señor de los yokai

De la mano de Norma Editorial tenemos un nueva obra de la mítica Shonen Jump. Su principal temática son los yokai, es decir, los seres sobrenaturales del antiguo folclore japonés. Y no estoy hablando del clásico Gegege no Kitaro, sino de Nurarihyon no mago (conocido como Nuramago) o, como se ha llamado en España, Nura el señor de los Yokai. Esta serie de Hiroshi Shiibashi, que comenzó como un one-shot, cuenta hasta la fecha con 23 volúmenes (terminará en el 24) . Además, cuenta con una adaptación a la pequeña pantalla realizada por Studio Deen con dos temporadas, un CD drama, una novela ligera y un videojuego desarrollado por Arc System Works.

El heredero reticente

Los yokai son seres sobrenaturales que conviven con los humanos del mundo moderno sin que estos se den cuenta, ya que se camuflan entre ellos adoptando incluso formas humanas. Se organizan en grupos, controlando cada grupo una región de Japón (de forma similar a como hacen los yakuzas) y tienen formas y habilidades especiales muy variadas.

El protagonista principal es Rikuo Nura, un chaval de doce años al que si ves por la calle te parecerá normal y corriente, nada destacable, incluso "poquita cosa", pero que no lo es ni de lejos. Lo cierto es que Rikuo es el nieto del Nuraihyon, el cual aparte de ser un vejete cahondo especialista en hacer "simpas" en los restaurantes, es el comandante supremo Yokai y líder del grupo Nura (el cual domina la zona de Kanto y es el bastión principal de los seres sobrenaturales). Este grupo esta formado por un gran número de yokai, muchos de ellos fácilmente reconocibles por los entendidos: Yuki-onna o doncella de las nieves (que se encarga de proteger a Rikuo cuando está en el mundo humano, disfrazada de humana), Karasu-Tengu o cuervo duende (que tiene un alto rango en la casa Nura como consejero), Kappa o demonio acuático (otro protector de Rikuo), entre muchos otros. Un total de hasta 100 yokai (que forman la comitiva de combate "procesión nocturna de los cien demonios") y los correspondientes subordinados de estos.


El propio Rikuo, al ser una cuarta parte yokai, cuando es de noche y está en peligro, experimenta el “despertar” convirtiéndose en un yokai con un poder y unas habilidades de combate más que considerables. Mientras está en esa forma suele utilizar la espada Nenekirimaru, que solo puede cortar a los yokai, y su habilidad especial es una técnica de la familia Nura llamada meikyo shisui “sakura” (agua quieta en el espejo claro “cerezo”), mediante la cual puede incendiar a un oponente mediante ondas de líquido. No obstante, cuando llega el día y vuelve a ser humano, no recuerda lo que ha sucedido, por lo que es como dos seres diferentes en uno.

Nuraihyon, quien ya tiene cierta edad y ganas de retirarse, quiere aprovechar el potencial oculto que tiene su nieto para delegar en él su cargo. Sin embargo, Rikuoen un principio no lo acepta, pues en el pasado se enteró de que los seres humanos odian a los seres sobrenaturales, por lo que prefiere ser un humano normal y corriente. Pero una serie de acontecimientos le llevan a cambiar de idea.


La decisión final

Lo cierto es que hay algunos yokai que no están muy de acuerdo con que Rikuo sea el heredero de la casa Nura, debido a la sangre humana que corre por sus venas. Por ello, cuando aún estaba en Primaria, su autobús escolar sufrió un ataque de yokai, momento en el que tuvo su primer “despertar” y resolvió el problema sin dificultades.

Tras ese suceso, Rikuo tiene una vida completamente normal hasta que llega a secundaria. Kiyotsube Kyojūji compañero de clase de Rikuo, típico personaje ricachón (todos lo hemos visto en algún manga o anime) vive obsesionado con el tema de los yokai. Por ello funda el “Club de Detectives de lo sobrenatural Kiyo Cruz” para investigar sucesos relacionados con yokai. Rikuo se une a dicho club para vigilar que estos no sean descubiertos.

Al club también se une la protectora de Rikuo, Yuki-onna, en su forma humana bajo el nombre de Tsurara Oikawa; Kana Ienaga, la amiga de la infancia de Rikuo; Natsumi y Saori, dos chicas a las que les importan un bledo los yokai pero se apuntan al club para ir de viaje y aprovecharse de la pasta gansa de Kiyotsube y Shima, el mejor amigo de Kiyotsube. Más tarde, se les une Yura Keikain, una joven Onmyōji (hechicera japonesa) experta en la invocación y control de shikigamis (espíritus invocados por un Onmyōji equivalentes a un familiar en un mago). Yura ha sido enviada para entrenarse en la eliminación de yokai y demostrar su valía como heredera de su clan, la casa Keikain.

Rikuo experimenta “el despertar” dos veces más: una para salvar al pájaro yokai Zen, al que conoce desde que era pequeño y otra para salvar a Yura y Kana de la rata yokai Kyuso. Pero la gota que colma el vaso es cuando Gyuki (yokai toro) le atrae a él y al resto del Club de Detectives de lo sobrenatural a una montaña para desafiar a Rikuo. Allí, tras experimentar “el despertar” por cuarta vez, Rikuo finalmente decide erigirse como heredero. Y aquí comienzan las verdaderas aventuras.

Un shonen muy completito

Nura el señor de los yokai es un shonen con múltiples referencias a la cultura japonesa tradicional y aunque prima la acción sobrenatural, no se olvida del misterio, las aventuras, la comedia, la vida escolar y el drama. Tiene un dibujo bastante bueno que invita a entrar de lleno en la historia y, combinado con el guión, supone una recreación bastante buena del universo de los yokai.

Además, cada tomo tiene un extra interesante: de vez en cuando nos encontramos con fichas que nos aportan más información de los yokai que van apareciendo en la historia, detalles que siempre gustan al lector. También, al final de cada capítulo, nos encontramos con una página que contiene un pequeño chiste relacionado con el capítulo en cuestión, lo cual nos arrancará más de una sonrisa.

Eso sí, el desarrollo es algo lento al principio: el primer tomo puede considerarse casi como una introducción y las cosas no empiezan a ponerse interesantes hasta el segundo tomo. Por ello, se debe ser paciente y no empezar a juzgarlo hasta haber leído bastantes capítulos.

El autor: Hiroshi Shiibashi

Hiroshi Shiibashi es un joven mangaka nacido en Suita (Osaka) el 6 de junio de 1980. No se puede decir gran cosa de este autor, ya que sólo se sabe que ha trabajado cmo asistente de Hirohiko Araki en el manga seinen Stell Ball Run. Nuramago es su primera obra importante, y la que se espera que le catapultará a la fama.

Edición Española

Norma Editorial nos trae esta obra en papel de buena calidad, en una edición muy fiel a la original, con una buena traducción, su sentido de lectura original japonés y todos los extras incluyendo las fichas de los yokai y las páginas de los chistes. Asimismo, el primer tomo viene con un cofre de regalo (como es habitual en Norma) en el que se podrán guardar los 10 primeros tomos de la serie.

Conclusión

Nura el señor de los yokai es un manga con el que los aficionados al shonen pueden ampliar sus conocimientos acerca del mundo de los yokai, (una muy interesante e importante parte de la cultura japonesa tradicional) a la vez que leen una historia amena y entretenida que va ganando en intensidad a medida que va avanzando. El ritmo es, como ya digo, algo lento al principio, pero si tenemos algo de paciencia podemos encontrar otra historia mas que añadir a nuestra colección.
COMPRAR NURA EL SEÑOR DE LOS YOKAI
EN AMAZON

Lo mejor: Una temática interesante: nos permite aprender algunas cosas interesantes acerca de los yokai y la cultura japonesa tradicional.

Lo peor: Hay que tener paciencia y darle tiempo al principio: hasta que no lleguemos al segundo tomo, no podemos decir si nos gusta o no nos gusta.

Ficha técnica:
Título: Nura el señor de los yokai
Título original: Nuraihyon no mago
Guión: Hiroshi Shiibashi
Dibujo: Hiroshi Shiibashi
Editorial japonesa: Shueisha
Editorial española: Norma Editorial
Formato: tamaño (11,5 x 17,5), rústica con sobrecubierta
Precio: 7,50 euros
Nº de tomos en japonés: 24 en total
Nº de tomos en castellano: 5 por el momento

6 comentarios:

Dragneel D. Natsu dijo...

A MÍ ME ESTÁ ENCANTANDO... Por decirlo de algún modo tiene como un tono mafioso que me encanta, y además, las batallas no duran nada (se agradece), a parte de que los diseños hechos a pincel son LA POLLA... Y el tema yokai es de harto interés, termino cada tomo con ganas de saber que pasará y que yokais interesantes se nos presentarán...

Alariss dijo...

Después de empezar el anime más por curiosidad que por interés, a los pocos capítulos me cautivó. Devoré las dos temporadas y no pude quedarme ahí, así que me pasé al manga. Las batallas no son lentas para nada, al principio quizá sea un poco lento, pero en cuanto arranca, es frenético y no se estanca en lo mismo capítulos y capítulos como a otros les pasa. Además el dibujo es muy atractivo.
Lo mejor y peor a la vez es que en Agosto podremos ver el final, convirtiéndose en una buena serie con perspectivas de poder completar (no hay cosa que odie más que empezar un manga no terminado en Japón porque nunca sabes cuanto durará).
¡A los amantes del shounen y lo sobrenatural no les va a decepcionar!

Lavos dijo...

Es de aplaudir un análisis que no se queda sólo en el primer Tomo, porque la verdad los primeros tomos de casi todos los mangas son los peores. Deberian aprender otros "redactores" de Ángel.

Moroboshi dijo...

Arreglad el fallo del título, por favor. No se escribe el plural de yokai. :P

David J. 'Batto' dijo...

arreglado! GRACIAS POR EL APUNTE ^^x

Mizaru_Geisha dijo...

Vi la primera temporada del anime y me gustó tanto que decidí hacerme el manga.. lo malo para mi es el precio que no andamos muy bien para gastar mucho... pero lo recomiendo 100%

Publicar un comentario en la entrada